Islas Caimán - MSC Opera:
Escalas de cruceros:

ISLAS CAIMÁN

Hoy desembarcamos por medio de tenders (lanchas), por lo tanto hemos

desayunado relajadamente y sin prisas ya que la prioridad de desembarque es para

los pasajeros que tienen contratadas la excursiones con la compañía,

posteriormente los socios el Club MSC seguidos de los demás pasajeros.

¡TODOS A BORDO! a las 14:30

Como nuestra idea es dar una vuelta por la ciudad y no tenemos ninguna prisa, no

haremos uso de nuestro desembarque preferente y así facilitamos la salida a todos

aquellos que si tengan necesidad de ello. Nuestra idea es dar una vuelta sin prisas,

comprar algo y comer en el barco sin agobios.

Teníamos varias opciones de excursiones programadas pero casi todas ellas eran relacionadas con playas, baño, tortugas

etc. nuestro cuerpo creo que no admite más sol intenso debido al día de navegación y la jornada playera de Jamaica.

Parecemos sardinas a la brasa, así que a relajarnos una vez bajado el grueso del pasaje, aunque no somos los únicos en

hacerlo.

Como podréis imaginar, el embarque en los tenders se realiza con bastante organización, a decir verdad, como siempre

nos ha ocurrido en todas las compañías que hemos navegado. Tras unos minutos de paseo y filmaciones de vídeo

llegamos al embarcadero donde antes de salir al exterior encontramos varios comercios donde realizar compras y varios

puntos de Wifi gratis. Por unos momentos parecía que las figuras de piratas y corsarios donde realizarnos fotos de

recuerdo hubieran aumentado, pero en realidad éramos algunos pasajeros que nos quedábamos inmóviles en un lugar

cuando conectábamos nuestro terminal a cualquier red, pues corríamos el peligro de perder la señal.

Los precios expuestos en los comercios están en dólares, pero si preguntáis algún comercio admite euros. Pero al igual

que en todas las escalas, incluida La Habana, el tipo de cambio es 1:1 (a su favor como podréis comprobar), pero en un

momento dado puede valer para adquirir ciertas cosas y tampoco se pierde tanto.

En La Habana también existían puntos Wifi, en este caso eran de pago y nos facilitaban un código de acceso. Además del

costo existía otra causa que nos frenaba: la velocidad, que podríamos denominarla "velocidad caracol", ya sabéis por qué.

En el exterior del recinto también encontramos algún punto Wifi gratis con velocidades rápidas y sin necesidad de código

alguno de conexión.

Tras nuestro primer vistazo de las compras que nos interesaban para adquirirlas a la vuelta siempre que en el exterior no lo

encontráramos a mejor precio, nos disponemos a patear un poco, ya que snorkel ya hicimos en otro viaje y no nos apetecía,

lo de nadar junto a las rayas tampoco nos emociona. Simplemente queríamos estirar un poquito las piernas, pero llegó

nuestra primera sorpresa.

Resulta que al ser festivo está casi todo cerrado. A la salida nos ofrecen opciones para recorrer la isla a un precio de 20 $

por persona pero son unos recorridos en mini bus, tipo de bus turístico, pero casi o sin bajar del mismo, solo información y

paseo. Nos parece caro para lo que nos dicen que nos enseñarán y el tiempo de recorrido.

Decidimos dar un paseo por la orilla del mar saliendo a la izquierda con una bonita imágen del MSC Opera ya que estaba

fondeado frente a nosotros. Observamos tres tipos de lagartos durante el recorrido y de diversos tamaños, entre ellos

algunos muy bonitos (iguanas) cuyos lentos movimientos nos ayuda a realizar algunas fotografías sin que salieran huyendo.

Cuando ya no queda nada interesante que ver cruzamos la carretera para comprar alguna botella de agua ya que el calor

aprieta de lo lindo. Entramos en un comercio donde vemos el precio de una botella pequeña 1,59 $, al pagar le damos 2 $

y nos devuelve un céntimo. Le insinuamos el precio que tiene marcado arriba, y haciéndose la tonta en no se qué idioma

que si tasa, que si no se qué.., vemos el ticket y pone 1,99 $, o sea que nos metió lo que le dio la gana porque en el ticket

no aclaraba qué habíamos comprado. Optamos por irnos con nuestra botella por no armar follón. No se trata por el precio,

pues si ponen que vale 3 $ y quiero beber los pago y arreglado, pero que nos engañen de esta forma pues no.

Seguimos caminando y a unos diez metros dirección al recinto de embarque y en una esquina vemos otro establecimiento

con los precios indicados y bastante grandes, la botella de agua 1 $. Hay refrescos de todo tipos y más cosas con los

precios claros, recordar (hace esquina), y para que os situéis; lo tenéis saliendo de la terminal cruzando la acera y hacia la

izquierda (muy cerca).

Seguimos nuestro paseo por el interior del pueblo con aspecto desolado por el cierre, pero encontramos alguna joyería

abierta, los precios bastante buenos para lo que ofrecen pero fuera de nuestro presupuesto. Continuamos pasando por una

plaza observando gallos y gallinas campando a sus anchas por allí, un Burguer King (abierto) por si os interesa comer

alguna hamburguesa y poco más. Lástima no poder ver la ciudad en movimiento.

Debido al cierre y no poder comparar precios sobre las cosas que nos interesa, nos dirigimos al recinto o terminal. Mientras

nuestras respectivas parejas se dedican a hacer compras, nosotros intentamos mandar algún whatsapp aprovechando la

red Wifi. Al haber tantos pasajeros intentando lo mismo se produce el efecto embudo y cuesta de mandar cosas y, a veces,

hasta pillar una de las redes. Cuando la pillas te quedas como una estatua con el peligro de que te confundan con una de

piratas y te coloquen un sombrero sin darte cuenta.

Compras terminadas y Whatsapps mandados, coincidiendo con el grueso de pasajeros nos dirigimos al embarcadero a

subir a los tenders que nos llevarían al barco. A pesar de la cola, esa se mueve rápida. Nos espera antes de embarcar un

refrigerio ofrecido por MSC consistente en agua o zumos fresquitos, tenéis que consumirlo antes de embarcar ya que no

os dejarán subir con el.

Tras unos minutos de paseo en tender subimos al barco, nos queda media hora para que cierren el restaurante pero hoy

precisamente preferimos ir al buffet, así que: ¡allá vamos!

Damos cuenta de unas excelentes croquetas, bacalao y otros menesteres. Al terminar, como no puede faltarnos el café,

nos dirigimos al "Aroma Coffee Bar" situado en la cubierta 6 a tomarnos unos. En esta cafetería y en la barra, tras un

protector de metracrilato o cristal, hay unos excelentes dulces, solo tenéis que abrir por delante del mismo y coger los

vuestros, sí, coger, ya que son gratis. Nos atiende un camarero muy amable que tras unas bromas con él nos obsequia

con algunas chocolatinas.

Por la tarde nos espera una sesión de una hora en el Spa (gratis), debido a nuestra categoría del club cuya anécdota o

mala experiencia os cuento aquí en esta entrada: Clic aquí

ESPECTÁCULO:

El espectáculo de esta noche es el del elefante "Bollywood". Sinceramente nos gustó bastante y disfrutamos un montón con

la puesta en escena espectacular.

La cena en el Restaurante La Caravella estuvo a la altura de todos los días sin nada que objetar sobre la misma.

Tras lo cual, y como cada noche, nos dirigimos a dar una vuelta y tomarnos una infusión como venía siendo habitual en el

"Aroma Coffee Bar",  pero la mala suerte se adueñó de nosotros. El responsable de la barra le dijo a la camarera que

nuestros vales no valían para infusiones, sólo para cafés.

Le indicamos que nos los vendieron con la afirmación de que valían tanto para cafés como para infusiones, (anécdotas de

la vida, pues una infusión vale menos que un café). Tuvimos una pequeña discusión, incluso le enseñamos los justificantes

de las infusiones anteriores tomadas allí mismo. Sigue con el no y decidimos reclamar en recepción.

«Nos vendieron los paquetes de cafés afirmándonos que valían tanto para cafés como para infusiones. Los estuvimos

consumiendo todas las noches y alguna tarde, y ahora de repente este señor nos dice que no valen». Comentamos.

Llamada de teléfono a no sé quien, viene un responsable que nos acompaña a la cafetería y automáticamente volvían a ser

validos. A veces hay cosas que no se entienden pues no sabemos si es coordinación o cabezonería del tipo..

Después de esta anécdota, por decirlo de alguna manera que ensombreció un poco nuestra excelente cena y disfrute del

espectáculo, nos dirigimos a soñar con los angelitos sin prisas, pues nuestro barco llegaría a nuestro siguiente destino

sobre las 10:00 horas, así que os emplazo al siguiente capítulo: COZUMEL

Sponsor

ISLAS CAIMÁN

El relato de nuestra escala en Islas Caimán tal como lo vivimos. La experiencia más real que puedas vivir salvo que seas tú quien  la experimente
Tu publicidad aquí ¿Te interesa colaborar con nosotros?
¿Tienes un crucero reservado?   Si quieres contactar con otros cruceristas para preparar excursiones, compartir informaciones y en definitiva, disfrutar de tu crucero desde el principio para que todo sea más fácil y divertido. Comparte tu fecha de salida y barco en nuestro Foro. Regístrate, es gratis.
ENTRAR ENTRAR
  
  
  
  
  
  
  
  
  
NOTICIAS POR NAVIERAS
VÍDEOS
NUESTRO CRUCERO DÍA A DÍA
EXCURSIONES
DE INTERÉS
DIARIOS DE A BORDO
IR A NOTICIAS DE PRENSA IR A NOTICIAS DE PRENSA
DESTINOS O ESCALAS DE CRUCEROS
NUEVOS CARGOS
CUADERNO DE BITÁCORA
TODAS LAS NOTICIAS OFRECIDAS POR LAS COMPAÑÍAS NAVIERAS
GRAN CAIMÁN

Hoy desembarcamos por medio de tenders

(lanchas), por lo tanto hemos desayunado

relajadamente y sin prisas ya que la prioridad de

desembarque es para los pasajeros que tienen

contratadas la excursiones con la compañía,

posteriormente los socios el Club MSC seguidos

de los demás pasajeros.

¡TODOS A BORDO! a las 14:30

Como nuestra idea es dar una vuelta por la

ciudad y no tenemos ninguna prisa, no haremos

uso de nuestro desembarque preferente y así

facilitamos la salida a todos aquellos que si

tengan necesidad de ello. Nuestra idea es dar

una vuelta sin prisas, comprar algo y comer en el

barco sin agobios.

Teníamos varias opciones de excursiones

programadas pero casi todas ellas eran

relacionadas con playas, baño, tortugas etc.

nuestro cuerpo creo que no admite más sol

intenso debido al día de navegación y la jornada

playera de Jamaica. Parecemos sardinas a la

brasa, así que a relajarnos una vez bajado el

grueso del pasaje, aunque no somos los únicos

en hacerlo.

Como podréis imaginar, el embarque en los

tenders se realiza con bastante organización, a

decir verdad, como siempre nos ha ocurrido en

todas las compañías que hemos navegado. Tras

unos minutos de paseo y filmaciones de vídeo

llegamos al embarcadero donde antes de salir al

exterior encontramos varios comercios donde

realizar compras y varios puntos de Wifi gratis.

Por unos momentos parecía que las figuras de

piratas y corsarios donde realizarnos fotos de

recuerdo hubieran aumentado, pero en realidad

éramos algunos pasajeros que nos quedábamos

inmóviles en un lugar cuando conectábamos

nuestro terminal a cualquier red, pues corríamos

el peligro de perder la señal.

Los precios expuestos en los comercios están en

dólares, pero si preguntáis algún comercio admite

euros. Pero al igual que en todas las escalas,

incluida La Habana, el tipo de cambio es 1:1 (a

su favor como podréis comprobar), pero en un

momento dado puede valer para adquirir ciertas

cosas y tampoco se pierde tanto.

En La Habana también existían puntos Wifi, en

este caso eran de pago y nos facilitaban un

código de acceso. Además del costo existía otra

causa que nos frenaba: la velocidad, que

podríamos denominarla "velocidad caracol", ya

sabéis por qué. En el exterior del recinto también

encontramos algún punto Wifi gratis con

velocidades rápidas y sin necesidad de código

alguno de conexión.

Tras nuestro primer vistazo de las compras que

nos interesaban para adquirirlas a la vuelta

siempre que en el exterior no lo encontráramos a

mejor precio, nos disponemos a patear un poco,

ya que snorkel ya hicimos en otro viaje y no nos

apetecía, lo de nadar junto a las rayas tampoco

nos emociona. Simplemente queríamos estirar un

poquito las piernas, pero llegó nuestra primera

sorpresa.

Resulta que al ser festivo está casi todo cerrado.

A la salida nos ofrecen opciones para recorrer la

isla a un precio de 20 $ por persona pero son

unos recorridos en mini bus, tipo de bus turístico,

pero casi o sin bajar del mismo, solo información

y paseo. Nos parece caro para lo que nos dicen

que nos enseñarán y el tiempo de recorrido.

Decidimos dar un paseo por la orilla del mar

saliendo a la izquierda con una bonita imágen del

MSC Opera ya que estaba fondeado frente a

nosotros. Observamos tres tipos de lagartos

durante el recorrido y de diversos tamaños, entre

ellos algunos muy bonitos (iguanas) cuyos lentos

movimientos nos ayuda a realizar algunas

fotografías sin que salieran huyendo. Cuando ya

no queda nada interesante que ver cruzamos la

carretera para comprar alguna botella de agua ya

que el calor aprieta de lo lindo. Entramos en un

comercio donde vemos el precio de una botella

pequeña 1,59 $, al pagar le damos 2 $ y nos

devuelve un céntimo. Le insinuamos el precio que

tiene marcado arriba, y haciéndose la tonta en no

se qué idioma que si tasa, que si no se qué..,

vemos el ticket y pone 1,99 $, o sea que nos

metió lo que le dio la gana porque en el ticket no

aclaraba qué habíamos comprado. Optamos por

irnos con nuestra botella por no armar follón. No

se trata por el precio, pues si ponen que vale 3 $

y quiero beber los pago y arreglado, pero que nos

engañen de esta forma pues no.

Seguimos caminando y a unos diez metros

dirección al recinto de embarque y en una

esquina vemos otro establecimiento con los

precios indicados y bastante grandes, la botella

de agua 1 $. Hay refrescos de todo tipos y más

cosas con los precios claros, recordar (hace

esquina), y para que os situéis; lo tenéis saliendo

de la terminal cruzando la acera y hacia la

izquierda (muy cerca).

Seguimos nuestro paseo por el interior del pueblo

con aspecto desolado por el cierre, pero

encontramos alguna joyería abierta, los precios

bastante buenos para lo que ofrecen pero fuera

de nuestro presupuesto. Continuamos pasando

por una plaza observando gallos y gallinas

campando a sus anchas por allí, un Burguer

King (abierto) por si os interesa comer alguna

hamburguesa y poco más. Lástima no poder ver

la ciudad en movimiento.

Debido al cierre y no poder comparar precios

sobre las cosas que nos interesa, nos dirigimos al

recinto o terminal. Mientras nuestras respectivas

parejas se dedican a hacer compras, nosotros

intentamos mandar algún whatsapp

aprovechando la red Wifi. Al haber tantos

pasajeros intentando lo mismo se produce el

efecto embudo y cuesta de mandar cosas y, a

veces, hasta pillar una de las redes. Cuando la

pillas te quedas como una estatua con el peligro

de que te confundan con una de piratas y te

coloquen un sombrero sin darte cuenta.

Compras terminadas y Whatsapps mandados,

coincidiendo con el grueso de pasajeros nos

dirigimos al embarcadero a subir a los tenders

que nos llevarían al barco. A pesar de la cola, esa

se mueve rápida. Nos espera antes de embarcar

un refrigerio ofrecido por MSC consistente en

agua o zumos fresquitos, tenéis que consumirlo

antes de embarcar ya que no os dejarán subir

con el.

Tras unos minutos de paseo en tender subimos al

barco, nos queda media hora para que cierren el

restaurante pero hoy precisamente preferimos ir

al buffet, así que: ¡allá vamos!

Damos cuenta de unas excelentes croquetas,

bacalao y otros menesteres. Al terminar, como

no puede faltarnos el café, nos dirigimos al

"Aroma Coffee Bar" situado en la cubierta 6 a

tomarnos unos. En esta cafetería y en la barra,

tras un protector de metracrilato o cristal, hay

unos excelentes dulces, solo tenéis que abrir por

delante del mismo y coger los vuestros, sí, coger,

ya que son gratis. Nos atiende un camarero muy

amable que tras unas bromas con él nos

obsequia con algunas chocolatinas.

Por la tarde nos espera una sesión de una hora

en el Spa (gratis), debido a nuestra categoría del

club cuya anécdota o

mala experiencia os cuento aquí en esta entrada:

Clic aquí

ESPECTÁCULO

El espectáculo de esta noche es el del elefante

"Bollywood". Sinceramente nos gustó bastante

y disfrutamos un montón con la puesta en escena

espectacular.

La cena en el Restaurante La Caravella estuvo

a la altura de todos los días sin nada que objetar

sobre la misma.

Tras lo cual, y como cada noche, nos dirigimos a

dar una vuelta y tomarnos una infusión como

venía siendo habitual en el "Aroma Coffee Bar"

pero la mala suerte se adueñó de nosotros. El

responsable de la barra le dijo a la camarera que

nuestros vales no valían para infusiones, sólo

para cafés.

Le indicamos que nos los vendieron con la

afirmación de que valían tanto para cafés como

para infusiones, (anécdotas de la vida, pues una

infusión vale menos que un café). Tuvimos una

pequeña discusión, incluso le enseñamos los

justificantes de las infusiones anteriores tomadas

allí mismo. Sigue con el no y decidimos reclamar

en recepción.

«Nos vendieron los paquetes de cafés

afirmándonos que valían tanto para cafés como

para infusiones. Los estuvimos consumiendo

todas las noches y alguna tarde, y ahora de

repente este señor nos dice que no valen».

Comentamos.

Llamada de teléfono a no sé quien, viene un

responsable que nos acompaña a la cafetería y

automáticamente volvían a ser validos. A veces

hay cosas que no se entienden pues no sabemos

si es coordinación o cabezonería del tipo.

Después de esta anécdota, por decirlo de alguna

manera que ensombreció un poco nuestra

excelente cena y disfrute del espectáculo, nos

dirigimos a soñar con los angelitos sin prisas,

pues nuestro barco llegaría a nuestro siguiente

destino sobre las 10:00 horas, así que os

emplazo al siguiente capítulo: COZUMEL

http://www.cruceristasycruceros.es
VÍDEOS
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más